fbpx

La relación entre el aumento de peso y el Conflicto de la Silueta


El conflicto que subyace en el círculo perjudicial del estrés y el sobrepeso

Para poder entender este conflicto, voy a comenzar hablando de las funciones de la grasa.

¿Qué función tiene la grasa en el cuerpo humano?

  • Protege los órganos internos, recubre los nervios y es parte de todas las células del cuerpo.
  • Regula la temperatura corporal.
  • Almacena vitaminas.
  • Interviene en la modulación metabólica del organismo, sintetizando hormonas y otras sustancias.
  • Interviene en la saciedad. Los adipocitos, que son las células grasas, producen la hormona leptina, que es la que comunica al cerebro que ya está saciado. De ahí la importancia de comer despacio y con consciencia.

Por ello, es necesario mantener un porcentaje de grasa corporal adecuado, en relación a la llamada masa libre de grasa (músculos, huesos, órganos y agua).

Clases de grasa en el cuerpo

Para que el cuerpo pueda cumplir con dichas funciones, necesita almacenar dos tipos de grasas:

  • Grasa esencial: se aloja en pequeñas cantidades en los músculos, sistema nervioso central, diferentes órganos y medula ósea. En el caso del hombre, este tipo de grasa abarca entre un 3% – 4% de su peso corporal, en tanto que, en la mujer, comprende alrededor del 10% -12% del mismo. ¿A qué es debido que la mujer tenga un porcentaje mayor?. La respuesta es un causa biológica, se debe a que se necesita grasa en el tejido mamario y en caderas, abdomen y pelvis donde es fundamental para el funcionamiento del sistema reproductor y el amamantamiento del niño (para la biología constituye la solución perfecta)
  • Grasa acumulada: que tiene como función la reserva energética y se ubica en todo el cuerpo. El porcentaje saludable en el hombre debe ser del 8% al 19% y en las mujeres del 11 al 21 %.

 La reserva de la grasa

     El ser humano tiene tres formas básicas de mantener su reserva de grasas:

  • Entre la piel y la fascia superficial (celulitis)

Es la grasa que se encuentra justo debajo de la piel y actúa como aislante para protegerse de los cambios de temperatura y como reserva energética. Es, por tanto, muy reactiva al tipo de alimentación que llevemos, al hecho de si hacemos o no deporte etc.

La forma que da a la piel este tipo de acumulación es conocida como celulitis o piel de naranja.

  • Entre la fascia superficial y la aponeurosis muscular

Es una capa de grasa de reserva, por lo que el organismo espera hasta el último momento para movilizarla. Para movilizar esta grasa hace falta una reducción considerable de la ingesta de calorías durante un largo periodo de tiempo (algo que, por supuesto, no es sano).

  • Entre las vísceras y rodeando a estas (grasa visceral)

Es la forma más peligrosa de acumular reservas de grasas. En el periodo evolutivo tuvo su función, ya que permitía a los hombres guardar grandes reservas de grasa sin que perjudicara a su movilidad (correr, trepar y saltar para poder seguir cazando).

¿Cuáles son los principales conflictos que se esconden tras el sobrepeso?

Nuestro cuerpo pondrá en marcha los mecanismos necesarios para acumular y que siempre haya glucosa disponible en nuestro cuerpo

Biológicamente existen programas de supervivencia para garantizar la homeostasis del organismo. Estos programas están basados en qué hay que comer para sobrevivir.

Recordemos a nuestros antepasados a quienes no les resultaba fácil tener comida a mano, ni abrir la nevera. Por tanto, desde la lógica biológica, vamos a buscar qué factores son los que llevan al cuerpo a acumular grasa o agua.

Tener reserva de grasa es fundamental para nuestro organismo, ya que ésta se convertirá en glucosa en cuando la situación lo requiera. Por tanto, si la vivencia del momento, es decir, toda nuestra historia desde el momento del nacimiento hasta el presente, es que la persona necesitará más aporte de glucosa, nuestro cuerpo pondrá en marcha los mecanismos necesarios para acumular y que siempre haya glucosa disponible en nuestro cuerpo.

El sobrepeso

El sobrepeso o la obesidad no es únicamente un tema de cálculo de calorías , sino de emociones no liberadas.

La solución se encuentra en buscar PARA QUÉ COMEMOS

Las opciones más comunes pueden ser estas, para:

  • Premiarse
  • Castigarse
  • Sabotearte
  • Tapar miedos
  • Tapar enfados
  • Tapar frustraciones
  • Tapar abusos
  • Tapar maltratos…
  • Resistir, ¿ante qué o quién?
  • Hacer frente al otro
  • Abandono
  • Etc. etc.

El Conflicto de la Silueta o de Hipoglucemia

¿Cómo funciona?

Es un conflicto autoprogramante que consiste en que nosotros mismos, con nuestra propia vivencia, hacemos que el conflicto se reactive.  Ante la imagen de tu cuerpo reflejada en el espejo, sientes que te agrede, que te da “asco” y automáticamente aparece el estrés.

Ante la imagen de tu cuerpo reflejada en el espejo, sientes que te agrede, que te da “asco” y automáticamente aparece el estrés.

El estrés nos indica que estamos en peligro, por tanto, nuestro páncreas genera glucagón y el cerebro envía la señal al hígado de que suelte todo el azúcar en sangre, ¿para qué? para defendernos, correr o para luchar (recordemos nuestros antepasados y el cerebro arcaico); porque sentimos que tenemos un conflicto de agresión; esa es nuestra vivencia.

En conclusión, cuando se está estresado, el cuerpo se prepara a sí mismo para asegurarse de tener suficiente azúcar o energía listas y disponibles. Los niveles de insulina caen, los niveles de glucagón y epinefrina (adrenalina) se elevan y se libera más glucosa desde el hígado.

Cuanto más estrés tienes, más comida necesitas para protegerte

Delante del espejo lo que se presenta es ese conflicto de agresión.

Por tanto, el círculo vicioso que se genera es el siguiente: El cerebro manda una señal de que se ha quedado sin glucosa…»Necesito comer» … En consecuencia comemos en exceso para compensar esa carencia y engordamos…No nos gustamos… Se produce estrés… Y a continuación se genera hipoglucemia.

¿Te identificas con el conflicto de silueta?

Te propongo trabajar con tu cuerpo, desde el respeto y desde el amor

Trabaja con la aceptación de ti misma y de tu cuerpo. Habla con él, dale las gracias por protegerte como mejor sabe todo este tiempo. Reconoce que te ha ayudado a sobrevivir desde tu biología y explícale que ahora tú ya te puedes hacer cargo de tu vida de una forma saludable para ti.

¿Quieres trabajar con este conflicto y superarlo consiguiendo un equilibrio saludable en tu peso?

Carmen Cuadra Coach Nutricional y Enfermera

Ven a mi consulta de coaching nutricional y te ayudaré a tener los hábitos más saludables y conseguir el peso mas sano para ti. Entra aquí para conocer todos los detalles sobre mi consulta.

Y si quieres entrar a fondo en los conflictos que te impiden perder peso, el curso ¿Por qué no puedo perder peso? es la solución ideal para resolver este conflicto y otros obstáculos psicológicas que te impiden tener tu peso equilibrado. Entra aquí para saber más sobre este curso

Por último te comparto un artículo sobre el estrés crónico que espero y deseo que te pueda ayudar.

https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/003211.htm

¿Tienes alguna pregunta o comentario?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *